Historias de Proyectos (4)

Ser Mando: ¿Jefe o Líder?

El título de este proyecto es un clásico. Desde el primer paso que di en el mundo de la consultoría y de la formación, me encontré con la preocupación generalizada sobre si los profesionales que gestionan equipos son realmente líderes o no.

Un clásico que no caduca y que sigue dándonos mucho de qué hablar. Sí, es cierto que los tiempos cambian, que los escenarios de los equipos ya no son como antes: tecnología, transversalidad, modificación de las relaciones jerárquicas y funcionales, transformación de las inquietudes de las personas, evolución de las normas, procedimientos, derechos y deberes, entornos de incertidumbre, complejidad y cortoplacismo… Podríamos seguir con la lista, pero a pesar de tanto cambio, tanta evolución y transformación, la discusión sigue ahí: ¿Somos jefes o líderes? ¿Debemos ser jefes o es una imprudencia intentar actuar como líderes? ¿Es necesario ser valiente para gestionar un equipo?…

Un participante de una de las sesiones que iniciamos hace dos años y que seguimos con ellas, nos hizo la siguiente comparación:

  • Intentar ser líder es como hacer ejercicio. El día que dejas de hacerlo, pierdes tu forma física, tu cabeza deja de tener la frescura que se tiene al contar con un cuerpo entrenado y los problemas los ves de forma más negativa. Ser líder es una apuesta por la continuidad en ese ejercicio que supone no perder la alerta y seguir entrenándote.

La preocupación que nos traslada nuestro cliente se centra en un colectivo de más de 700 profesionales que ejercen su papel de mandos sin haber recibido un preparación reglada para ello.

Responsables que se manejan en entornos de elevada complejidad, incertidumbre y deslocalización. Manejan equipos muy heterogéneos, internos y externos, con elevada rotación externa y con la presencia de múltiples procedimientos que suponen un reto y una dificultad constante para lograr la productividad de las actividades.

Trabajamos en una secuencia de módulos a “calzón quitado“:

  • Compromiso con la realidad: No partimos de las teorías para intentar “encorsetarlas” con una realidad que se resiste a aceptarlas. Se trabaja desde su realidad, partiendo de las dificultades, barreras e incidencias que hacen “imposible” gestionar sus equipos.
  • Modelo que nace de esa realidad: Aprovechamos lo anterior para empezar a trazar las líneas que ayudan a interpretar la realidad, con sus dimes y diretes, con sus posibilidades e imposibles.
  • Reinterpretar con sencillez: Buscamos y encontramos puntos de coincidencia entre unos profesionales y otros, entre los escenarios de gestión de unos y otros. Empezamos a obtener una “teoría” transversal a todos, que nace de la realidad, que la atrapa y permite entenderla.
  • De la experiencia al conocimiento: Ayudamos a encontrar en los muchos años de experiencia de cada grupo, evidencias de que es posible ser líder y que ese “ser líder” se traduce en ideas y aportaciones de valor entre quienes integran el grupo.
  • Pocas ideas, pero de valor: Cada cual obtiene un aprendizaje derivado de su experiencia y contrastado con la de los otros participantes. Lo concretan en ideas para seguir impulsando o para innovar en su forma de gestionar.

No son pocos los que habiendo participado en estos programas, siguen compartiendo con nosotros emails en los que nos hacen partícipes de lo que intentan, de lo que consiguen y de aquello en lo que nos siguen pidiendo ayuda.

Aunque sea un clásico, es un pilar de nuestra actuación profesional que debemos ejercitar, cuestionar, renovar… No solo hay cosas importantes en juego para nosotros, sobre todo, las hay para quienes nos tienen como referentes.

Historias de Proyectos (4) Ser Mando: ¿Jefe o Líder?
Etiquetado en:            

Deja una respuesta