El que la sigue, la consigue

El refranero español es un libro de recopilación de algunas de las más sabias frases de la historia. Frases absolutamente intemporales, algo que, junto con la canela y la miel, nunca caduca, se han ido creando desde la sabiduría popular hace muchos años, y siglos, y aún hoy están al día.

Tengo el reto de “casar” refranes de esos que salían en El Quijote, con una de las más novedosas “ciencias”: la informática. Y ¡Vive Dios!  Que nuestros antepasados conocían ya la existencia de Intel cuando no tenían bombillas.

Hay un refrán en particular que siempre me ha gustado: “El que la sigue, la consigue” que hace referencia a la constancia, al esfuerzo y a aplicar los medios necesarios para lograr un determinado objetivo… o todo lo contrario.

La informática demuestra que a veces lo contrario es la realidad. ¿Cuántos directivos creen que por instalar un software determinado, una marca “gorda” conocida a nivel mundial su empresa va a ser mucho más rentable y eficiente?

Nunca las cosas son porque sí. Hay soluciones que pueden ser válidas para unos y no para otros. Las personalizaciones (carísimas) y el tiempo de implantación (larguísimo) a veces se dan de bruces 

con las necesidades reales de muchas empresas que guiándose por lo que otros tienen se meten en unos berenjenales que no pueden encauzar una vez comienzan, quedando procesos a medias y a veces abogados facturando por medio.

El que la sigue la consigue, pero siempre usando la cabeza, dejándose asesorar por gente con experiencia, que ha visto más casos en vivo y en directo, y tiene un punto de vista diferente al querer ser como el otro que ha crecido tanto.

Las herramientas deben estar hechas a medida de cada empresa, si sobra, malo, porque todo eso que sobra se ha pagado, y si falta peor, porque no cumplirá la labor a la que está destinada.

En la elección de un ERP, CRM o algún otro tipo de software vital para la empresa, no hay que seguir a otras empresas, hay que seguir a quien puede ayudar, cada caso es un mundo y no se consigue nada imitando a los mayores, porque las necesidades no son las mismas. Los fabricantes siempre ven su producto como el más adecuado para todos los clientes, da igual precio, medios, tiempos, da igual todo, lo suyo es lo mejor. Poder tener el asesoramiento de un consultor independiente, con una cartera de soluciones variada es infinitamente más efectivo que seguir a alguien para conseguir lo que a él le han diseñado a medida.

Y todo ello es aplicable al hardware.

  • ¿Seguro que necesitas semejante servidor?
  • Es que un amigo con una empresa parecida me ha dicho que él tiene uno igual y la va de fábula”

Pues tú mismo. Si decides seguirlo para conseguirlo, que sea con cabeza, los pies llevan a otro refrán: “El que mucho corre, pronto para” y eso no es bueno.

El que la sigue, la consigue
Etiquetado en:

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: